¿Qué hace una educación innovadora? ¿Tecnologías modernas? ¿Aprendizaje participativo? ¿Soluciones diferenciadas? Podemos decir que todas las respuestas son correctas, pero hay mucho más cuando se trata de innovación.

La idea de este artículo es desmitificar el concepto de educación innovadora como algo simplemente ligado a la modernización de los canales de aprendizaje.

A lo largo del texto, descubrirá otros puntos a tener en cuenta cuando se trata de la enseñanza revolucionaria. ¡Continúa leyendo y sigue el punto de vista de Debora Noemi Inouye, socia y directora de Tecnología Educativa de Happy Code!

CONTACTANOS

Concepto educativo innovador

La expresión «escuela innovadora» no es exactamente nueva. Se ha desarrollado ya que profesionales relacionados con el área educativa propusieron un cambio en la dirección del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Diferentes puntos de vista estaban vinculados al concepto del método a la innovación. Hoy en día, se puede asociar directamente con el uso y la gestión de las nuevas tecnologías y su aplicación en el entorno educativo.

Según debo hablar de educación innovadora, debora Noemi Inouye, socia de la tecnología educativa de Happy Code, para hablar de educación innovadora, es necesario entender el propio concepto de innovación, que está ligado a la creación de algo nuevo.

Pero cuando se habla de la expresión en sí, hay que pensar en cambiar o trabajar en otros enfoques, metodologías que complementen la enseñanza tradicional.

Un punto importante es que la innovación no puede basarse en la moda.  No podemos pensar en la innovación simplemente porque todo el mundo está utilizando alguna metodología.

«¿Es efectiva la forma en que estamos enseñando? ¿No puedo cambiar algo en mi currículum? Estas reflexiones son importantes, después de todo, tenemos que entender que la sociedad es diferente y que las personas aprenden de manera diferente. Por lo tanto, es necesario pensar en cómo incorporar innovaciones en la escuela para tener en cuenta todos estos aspectos», afirma Debora.

Puntos que hacen que la educación sea innovadora

Hay varios puntos que hacen que la educación sea innovadora. Comenzando con las metodologías y enfoques que la escuela utilizará, siempre pensando en el tema de los métodos activos, que ponen a los estudiantes en movimiento en su proceso de aprendizaje.

Al hablar de la asignatura es posible destacar, por ejemplo, el aula invertida, que da al alumno acceso a la suma de contenido de la clase por adelantado.

«El estudiante va al aula ya con este equipaje, lo que hace que el aprendizaje sea interesante, porque promueve la discusión y una nueva mirada sobre un tema en particular. En consecuencia, todo se vuelve más rentable».

Debora también destaca otro tipo de enfoque, que integra elementos y conocimientos de diversas disciplinas para la resolución de problemas que se presentan en forma de proyectos. «Puedo involucrar, por ejemplo, el área de la ciencia con la tecnología y las matemáticas.  De esto, paso un desafío para el estudiante y él tendrá que trabajar con todas las áreas para superarlo.

Esto convierte a la persona en protagonista en este proceso, porque buscará la solución y no al maestro, que en este caso actúa como mentor», explica.

También según el director, otro punto importante cuando se trata de educación innovadora es llevar contenido que sea realmente relevante para los estudiantes, trabajando en temas reales y aplicables también fuera de la escuela. Esto añade valor y da sentido al aprendizaje.

También utilizamos la tecnología para apoyar todos estos enfoques y metodologías, como la robótica, la programación y la alfabetización digital. Una vez más, el estudiante es visto como el protagonista.

El uso de la tecnología termina siendo interesante, ya sea para hacer una investigación o para buscar otras soluciones a un problema. Todo esto está ligado a un proceso de aprendizaje personalizado y al desarrollo de habilidades socioemocionales.

1. Adaptarse a esta realidad

¿Cómo pueden adaptarse las personas que han vivido otras realidades? Hoy en día, hay una gran cantidad de contenido disponible, así como cursos y una serie de otras características que permiten la transición en la educación.

Pero cuando se trata de niños, ¿estamos preparando a los estudiantes para esta sociedad en constante evolución? ¿Estamos utilizando las metodologías y enfoques más adecuados para desarrollar las habilidades necesarias para el siglo XXI?

«Para la mayoría de las escuelas, la mayoría de las respuestas son no. Ahí es donde entra en juego el tema de la innovación, no se basa en la moda, sino en lo que contribuirá a la enseñanza, el aprendizaje, la formación de los estudiantes y nuestra sociedad», dijo Debora.

Para que la adaptación suceda, es necesario reflexionar y poner en práctica algunas acciones. La inmersión en la cultura digital es una de ellas, significa entender la importancia de la tecnología y aprender a lidiar con ella.

También es crucial encontrar un sistema que tenga infraestructura y esté actualizado para ofrecer este tipo de instalaciones.

2. Diferenciales para el aprendizaje

Pensando ahora en los diferenciales que conforman la educación innovadora, primero tenemos el tema del protagonismo del estudiante en el proceso de aprendizaje.

Otro diferencial destacado por Debora es la integración de disciplinas. «Cuando tengo un problema, tiene varias facetas. No se compone de un solo área de conocimiento. Por lo tanto, la educación innovadora implica conocimiento en diversas disciplinas».

Por último, tenemos el uso de metodologías activas, que ponen en marcha al estudiante, con el objetivo de su participación. Se trata de actividades en las que los alumnos actúan como agentes transformadores, como el aprendizaje de proyectos, la gamificación, el aprendizaje entre pares, entre otros.

3. Soluciones innovadoras

La cuestión de las soluciones innovadoras es una cosa clave en la educación innovadora. En Happy Code, los cursos siguen la metodología STEM, que integra Artes, Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, y LET (Lean Education Technology), basada en tres etapas: descubrimiento, misión y construcción.

Los estudiantes aprenden conceptos técnicos antes incluso de usar la computadora, y desarrollan un proyecto para resolver un problema en particular, como la salud, la desigualdad o la sostenibilidad.

«El estudiante necesita pensar en una solución a un problema. A través del pensamiento de diseño, por ejemplo, pensará en una solución, construirá un prototipo y luego iniciará las pruebas del proyecto», explica Debora.

El resultado de esto es el desarrollo de una serie de habilidades de comunicación, colaboración, pensamiento crítico, creatividad, emprendimiento e innovación.

Lo interesante es que en Happy Code, los niños pueden aprender a través de diferentes cursos, como robótica, maker, desarrollo de juegos y aplicaciones, entre otros. Para que también pueda convertirse en lo que más le gusta.

Todo ello con profesores capacitados, metodología moderna y tecnologías avanzadas, siguiendo los estándares internacionales de cualificación en tecnología.

El formato de enseñanza ha experimentado muchos cambios a lo largo de los años, gracias a la modernización y presencia cada vez más intensa de la tecnología en los procesos de aprendizaje.

Sin embargo, es necesario recordar que la educación innovadora no se trata sólo de tecnología, sino de un cambio de pensamiento en el que el estudiante tiene un papel activo en la adquisición de conocimientos.

¿Te gustó este artículo?

¿Está interesado en aprender más sobre la metodología de Happy Code?

¡Contáctenos y obtenga más información!

CONTACTANOS